Vengo Altiro. Piropo Chilensis.

viernes, mayo 27, 2005

Chile y todos nosotros nos farreamos un gran capital.

Los jóvenes son unos de los capitales menos utilizados en nuestra sociedad. He descubierto a lo largo de mi trabajo en colegios y universidades, que nuestra educación ha planteado un formato educativo y de convivencia orientado “hacia adentro”. En el colegio o en las universidades, escuchamos por parte de los jóvenes, “no tengo tiempo, tengo demasiadas pruebas y trabajos”.
Al final, hemos construido la idea de que estar en el colegio, y estar en la universidad es estudiar únicamente y no queda tiempo para nada más.
Al joven de cuarto año de ingienería, no se le aparece ser hoy un actor en la crisis energética, reflexionando, discutiendo con profesores, y generando propuestas para el estado, los empresarios y para el país. ¿Por qué?. Desde mi opinión, porque le hemos creado a nuestros jóvenes una castración imaginaria bajo la bandera de que usted señor se está preparando hoy y cuando sea grande podrá hacer aportes.
Ayer mismo organizamos a un grupo de estudiantes de media de un colegio, para que le hicieran clases de reforzamiento a niños de las juntas de vecinos de Peñalolen. Decía yo, “Amigos entre ver mecano después del colegio y echarle una mano a niños que puedan hacer sus tareas pues sus papás están trabajando y llegan tarde, no hay por donde perderse”.
Ese joven de media es un actor para Chile hoy, no cuando sea grande.
Chile necesita además de chicos que hagan techos, iniciativas culturales, demandas legítimas por financiamiento, jóvenes que ofrezcan su energía, imaginación, ímpetu, y talento, metiéndose como actores en los desafíos “de grandes” que el país posee.

Nuestros jóvenes es un capital tremendo de capacidad para Chile, y claramente no lo estamos aprovechando, y de pasada castramos esa gran potencia y capacidad.

2 Comments:

Publicar un comentario

<< Home