Vengo Altiro. Piropo Chilensis.

martes, junio 07, 2005

¿Qué estamos decidiendo?

Ecología de la política Chilena (I)

Cuando ocurren a tan pocos kilómetros desencuentros y fenómenos de caos colectivos como es en el caso de Bolivia, no podemos sino estar agradecidos del clima político en nuestro país. No obstante, eso no puede ser un velo de tranquilización y conformismo en torno a los desafíos que el país posee y a los políticos que Chile necesita.
Y es cierto, la política como cualquier otra tradición humana, posee un mundo de prácticas, juegos, estilos, formas de moverse, que tendemos a vivirlas como constitutivas, es decir, son así. Lo explico de esta manera; cuando hay un cargo del estado que estaba en manos de un partido determinado y éste queda vacante por alguna razón, es “obvio” que el candidato al cargo es una persona que independiente de sus capacidades, debe aspirar al puesto por que le “toca” en la lógica de cuoteos sea del mismo partido o de otro del mismo conglomerado.
¿Quizás usted que lee estas lineas considera que es tal la obviedad de lo que expongo que hasta le parece poco inteligente de mi parte?

Hay más, estoy seguro que usted conoce personas, o candidatos o tal vez ha visto películas de líderes que al escucharlos hablar se siente conmovido, impresionado, llamados a ser parte de algo grande, difícil pero posible, dicho en chilenis se le pone la “piel de gallina”. Usted le cree, quiere ser parte de su anhelo, vislumbra un futuro próspero para sí y sus seres queridos-
¿Le ocurre esto con nuestro líderes políticos?

Insisto, debemos sentirnos orgullosos del país que tenemos y de nuestra clase política, pero eso no significa conformismo. Buscar la excelencia de nuestros líderes es cuidar Chile.